Hábitos de consumo:

  • Recuerda a tus vecinos que la temperatura ideal de calefacción es entre 19 ºC y 21 ºC. En las habitaciones que sólo se usen para dormir por la noche, una temperatura de 16 ºC a 18 ºC es suficiente. Por cada grado más de calefacción se aumenta el consumo energético de un 7%.
  • Recuerda también a tus vecinos que deben purgar los radiadores de su vivienda periódicamente, ya que el aire acumulado en los mismos dificulta la transmisión del calor del agua caliente al exterior.
  • Cerrar las llaves de los radiadores de los cuartos que no se utilicen habitualmente manteniendo la puerta igualmente cerrada.
  • En invierno, para airear la vivienda, es suficiente abrir las ventanas unos 10 minutos. Si dejas las ventanas entornadas el calor sale constantemente de tu vivienda sin notar una diferencia en la calidad del aire interior. Recuerda, airear brevemente abriendo las ventanas por completo es más eficaz y ahorra energía.
  • Es importante realizar un mantenimiento periódico de calderas y equipos de calefacción que revise las instalaciones y las mantenga en óptimo funcionamiento garantizando así su máxima eficiencia.
 

Medidas tecnológicas:

  • Las calderas de condensación o de baja temperatura son muy recomendables si en tu edificio vais a instalar o a cambiar el sistema central de calefacción, ya que las calderas de condensación son las más eficientes del mercado. Su alto rendimiento provoca ahorros económicos suficientes para amortizar el sobrecoste de instalación en un periodo de 5 a 8 años.
  • Si en tu comunidad se utiliza gasóleo o fuelóleo, se puede ahorrar hasta un 36% con gas natural  y, en caso de que no llegue la red de distribución, existen otras alternativas como la biomasa, que también permiten ahorrar en tu factura.
  • En sistemas con caldera centralizada es importante que cada vecino sepa lo que consume. Instala en tu comunidad un sistema de reparto de costes, podrás usar de manera más eficiente la energía y pagar solo por lo que realmente consumas.

  • Instalar un termostato programable en tu vivienda te permitirá mejorar el confort del hogar reduciendo el consumo. Las válvulas termostáticas programables te permiten un control más exhaustivo, puedes gestionar la calefacción por habitaciones, el mejor sistema consiste en sustituir las llaves de radiador por válvulas termostáticas programables, de este modo, puedes ajustar la temperatura en cada habitación.
  • Aislamiento:
  • Para que no haya pérdidas de energía es recomendable un buen aislamiento de las tuberías que distribuyen el calor.
  • El marco y el cristal de las ventanas de tu comunidad también son importantes para evitar pérdidas de energía por calefacción.