De acuerdo con la legislación vigente, el mantenimiento, la conservación y el buen uso de la instalación de gas natural es responsabilidad del titular de la misma o, en su defecto, de los usuarios.

¿En qué consiste la inspección periódica de la instalación?

La comprobación, a través de sus partes visibles y accesibles, de la estanquidad.

Verificar la correcta combustión higiénica de los aparatos a gas.

Comprobar la correcta evacuación de los productos de la combustión.
 

¿Cuándo y quién debe realizar la inspección de mi instalación?

Las instalaciones de gas natural deben ser inspeccionadas periódicamente conforme a la legislación vigente, "Las empresas instaladoras de gas habilitadas o los distribuidores de gases combustibles por canalización deberán efectuar cada 5 años una inspección de las instalaciones receptoras de los usuarios” ( Real Decreto 984/2015, de 30 de octubre).

En caso de que tu distribuidora sea Gas Natural Distribución, las visitas se programan con varios días de antelación y se informa de la fecha en la que se realizará la inspección mediante cartas a los titulares y carteles de aviso en la finca.

 

Recuerda que...

El personal de inspección debe ir siempre debidamente acreditado.

El pago de la inspección de la instalación individual se efectúa a través de la factura del gas, nunca en el momento de la inspección.

En caso de haber detectado anomalías en tu instalación, puedes pedir el justificante de corrección de anomalías.

 


Enlaces relacionados:

Tarifas del servicio de inspección periódica 

Justificante de corrección de anomalías 

Identifica nuestro personal