Cómo mantener la instalación de gas en buen estado

Prestar atención a la instalación: la llama debe ser azul y estable. Evita que se apaguen los fogones mientras cocinas. Avisa al servicio técnico del fabricante si la llama tizna las cacerolas. Vigila el estado de los tubos flexibles de los aparatos y que estos sean de alta seguridad.

Mantener la instalación al día: tienes la obligación de tener tu instalación en buen estado. La compañía distribuidora debe realizar la inspección de la instalación de gas y el usuario, facilitar el acceso para poder realizarla.

Mantener una ventilación adecuada: comprobar que las rejillas de ventilación y la salida de gases de los aparatos están en perfectas condiciones.

Cerrar la llave de paso en ausencias prolongadas para prevenir accidentes.

En manos de profesionales: recordar que sólo una empresa instaladora autorizada puede hacer o modificar una instalación de gas.


Consejos de seguridad de electricidad: mantén tu instalación eléctrica con seguridad

Cortar la luz de tu negocio ante cualquier incidencia.

Pregúntanos si tienes dudas sobre el mantenimiento o el correcto funcionamiento de tu instalación llamando al 900 100 251.

Evitar el contacto con equipos eléctricos con las manos y pies mojados. Comprueba que el aparato no esté mojado. En los aseos, las tuberías, desagües, cercos metálicos de puertas y ventanas, radiadores, etc., tienen que estar conectados entre sí y a la red de tierra.

Comprobar que la tensión de tus electrodomésticos es la adecuada y que dispones de suficiente potencia eléctrica contratada.

Si necesitas manipular los electrodomésticos, desconéctalos tirando de la clavija aislante que los conecta a la pared.

Ubicar los electrodomésticos a una distancia prudencial de la pared para evitar el sobrecalentamiento. Si aparece humo o algún olor inusual, desconéctalos inmediatamente y hazlos revisar por un técnico.

En el exterior, tener precaución con las infraestructuras eléctricas como torres, postes de electricidad y casetas de transformación.

Comprobar que el interruptor general y el cuadro de mando y protección están situados en un punto fácil de acceso.

No usar nunca aparatos con cables pelados, clavijas rotas, enchufes deteriorados, etc.

Al menos una vez al mes, comprobar que el diferencial funciona correctamente.

No bloquear los interruptores automáticos, para que funcionen libremente en caso de fallo en la instalación.

Si un aparato te da "calambres", desenchúfalo inmediatamente y llama a un técnico.

No sobrecargar las instalaciones eléctricas y no poner cables eléctricos debajo de las alfombras.

Utilizar un enchufe para cada receptor, cuando sea posible. Las conexiones múltiples pueden producir sobrecalentamientos.

Revisar que las luces funcionan correctamente y alejarlas de cortinas y paredes.

No colocar pantallas o recorrido de cables cerca de focos de calor.
 



Enlaces relacionados:

Inspección periódica

Emergencias

 
Ficheros relacionados:

Descárgate los consejos de seguridad (PDF 110 Kb)