Independientemente de la época del año, a partir de cierta profundidad, el subsuelo se encuentra a una temperatura prácticamente constante durante todo el año.
Entre 15 m y 20 m, la temperatura del subsuelo se estabiliza alrededor de los 17 ºC.
 

  • En invierno, las bombas de calor geotérmicas absorben el calor del subsuelo y funcionan como calefacción.
  • En verano, capturan la temperatura más fría del subsuelo para refrigerar el ambiente.
 

¿Cómo se instalan?

La bomba de calor geotérmica funciona como una bomba de calor convencional y como todas necesita un aporte de energía eléctrica, por lo que se requiere una conexión a la red.

Su peculiaridad reside en que el intercambio de calor se realiza con el subsuelo (en las bombas tradicionales se suele realizar con el aire exterior). Este intercambio térmico con el subsuelo puede realizarse de diversas formas, aunque las más extendidas son:
 
Sistema de captación vertical
El intercambiador geotérmico se dispone de manera vertical, generalmente a profundidades de entre 80 m y 120 m. No requiere de superficies de captación tan grandes como el sistema mediante captación horizontal, pero requiere de una mayor especialización por parte de la empresa instaladora.
 
Sistema de captación horizontal
El intercambiador geotérmico se dispone de manera horizontal, generalmente a profundidades de entre 1,5 m y 2 m. Respecto al sistema de captación vertical, requiere una mayor superficie ocupada, pero sus costes de implementación son, en general, menores.

El tipo, tamaño y geometría del captador geotérmico se determinan una vez se conoce la demanda energética del edificio y las condiciones del terreno. En general, para instalaciones mayores de 30 kW, esta caracterización térmica del subsuelo se lleva a cabo mediante una prueba in-situ, en el lugar donde se va a realizar la captación geotérmica, denominada Test de Respuesta Térmica del terreno (TRT).

La presencia de aguas subterráneas no solo no impide la implementación del sistema de captación geotérmico sino que su presencia favorece el intercambio térmico y la eficiencia de la instalación.
 

Ficheros relacionados:
 
Descarga toda la información (PDF 953 Kb)