La clasificación de los edificios en función de su consumo energético y emisiones de CO2 busca crear edificios y casas de alta eficiencia energética. Y esto, a partir de ahora, se controlará a través del certificado de eficiencia energética.
 

¿Qué es el certificado de eficiencia energética?

Es el documento que refleja el consumo energético de una vivienda, local, oficina o edificio. Tiene una validez de 10 años y es el propietario el responsable de solicitarlo. Tener un certificado es obligatorio para la venta o alquiler de un local o vivienda y su ausencia puede incurrir en una multa.
 

¿Para qué sirve?

El certificado de eficiencia energética sirve de información para futuros inquilinos y compradores. Informa sobre el comportamiento energético de un inmueble, es decir, cuanto mejor sea este comportamiento, más bajas serán las facturas de luz y gas. Además, incorpora un número suficiente de medidas, recomendadas por el técnico competente, para que el inmueble consuma menos y se reduzcan los importes de las facturas.
 

¿Qué inmuebles necesitan ser certificados?

Todos aquellos inmuebles que se pongan en venta o alquiler que no dispongan ya de su certificado energético en vigor. Desde 2007 ya es obligatorio el certificado energético para edificios de nueva construcción.


¿Cómo se solicita el certificado?

El propietario elegirá a técnicos profesionales individuales habilitados o a compañías especializadas que serán los encargados de realizarlo. El certificado tiene que estar registrado en el órgano competente de cada comunidad autónoma.

 
¿Quieres mejorar la calificación energética?

  • Modifica las instalaciones energéticas: calderas, refrigeración e iluminación.
  • Mejora la “piel” del edificio: cubiertas, fachadas y patios, a partir del aislamiento y los cerramientos.
  • Haz un buen uso: mantenimiento, control y seguimiento del edificio.
 

Enlaces relacionados:

Eficiencia energética para empresas