Según tus necesidades de consumo y las características de tu vivienda deberás elegir un tipo de caldera u otra. A continuación, te lo contamos todo.
 

A la hora de comprar:

Procura comprar calderas de condensación o baja temperatura, ya que son más eficientes en el consumo de energía y además ahorrarás en tu factura.
 

Consejos de uso y mantenimiento:

Una forma de aprovechar al máximo tu caldera es emplearla también para la producción de Agua Caliente Sanitaria (ACS).

En las calderas es necesario realizar un mantenimiento periódico de las instalaciones, el especialista debe comprobar de forma regular el funcionamiento correcto de los quemadores, regular las temperaturas y presiones de los combustibles, del vapor y del agua de alimentación. Y para las calderas que funcionan con gas natural se debe realizar una revisión de las instalaciones. Si tienes radiadores, debes realizar purgas periódicas de los mismos, para eliminar el aire acumulado que dificulta la transmisión del calor del interior del radiador al exterior.

Para una regulación de la temperatura lo mejor es instalar un programador en la sala principal (salón-comedor) que permita programar el encendido/apagado de la calefacción por horas y días de la semana.

Además, instala válvulas termostáticas en los radiadores de tu vivienda, es una solución accesible y fácil de colocar, y podrás regular de forma independiente la temperatura de cada habitación.


« Volver a Calderas y otros equipos de producción de agua caliente
 



Enlaces relacionados:

Consulta más detalles sobre la adquisición de calderas convencionales

Consulta más detalles sobre la adquisición de calderas de baja temperatura

Consulta más detalles sobre la adquisición de calderas de condensación 

Consulta más detalles sobre la adquisición de calderas de biomasa