Lavadoras

Reducir la temperatura del lavado, por ejemplo de 40ºC a 15ºC, reduce el consumo de energía a la mitad.


A la hora de comprar:

Procura comprar lavadoras de clase A, con eficacia de lavado y de centrifugado de clase A, ya que ahorrarás energía y además reducirás tu factura.

 

¿Cómo funciona?

Las lavadoras se pueden clasificar en función de diversas características:

Por el tipo de carga: las de carga superior poseen velocidades máximas de centrifugado inferiores. Tienen unos 40 cm de anchura.

Por la velocidad de centrifugado: el rango de velocidades máximas más usuales va desde 500 r.p.m. a 1300 r.p.m. Podemos clasificar las lavadoras en función de la eficacia con la cual se realiza el centrifugado. Las lavadoras más modernas incorporan sistemas de equilibrado y centrifugado gradual para reducir las tensiones en la máquina durante el centrifugado.

Por los programas de funcionamiento: la variedad de programas de funcionamiento que ofrecen los fabricantes de lavadoras es muy amplia, sin embargo, los programas más importantes a la hora de poder realizar un uso eficiente de tu lavadora son: programa económico, programa de lavado corto, programa de lavado con agua fría y programa de lavado a media carga.

 

Existen en el mercado las lavadoras bitérmicas que constan de dos tomas de agua independientes para el agua fría y el agua caliente. En estas lavadoras se toma el agua caliente del circuito de producción de agua caliente de la casa. Las lavadoras convencionales calientan el agua con resistencias, un sistema muy ineficiente, por lo que en casas que disponen de toma bitérmica y un sistema de agua caliente eficiente, como una caldera de condensación, el uso de este sistema ahorra energía y tiempo de lavado. También hay lavadoras con sonda de agua, que mide la suciedad del agua de lavado, y la cambia sólo cuando es necesario.

 

¿Qué equipo comprar?

La clasificación de las lavadoras atiende al etiquetado energético general, desde la letra A+++ hasta la D. En la etiqueta energética aparecen diferentes especificaciones como: la eficacia de centrifugado, el consumo de agua y el consumo de energía por ciclo de lavado.

A la hora de comprar una lavadora, debes fijarte en su clase energética. Compra lavadoras de clase A+, A++, A+++.

Adquiere lavadoras que posean diferentes ciclos de lavado, sobre todo ciclos de lavado cortos y económicos. También es importante que tenga la posibilidad de elegir la temperatura de lavado, para el ahorro de energía.

Cuando compres una lavadora fíjate en la ubicación del filtro y la facilidad de acceso al mismo, para mantenerlo siempre limpio.

 

¿Cuánta energía consume?

El consumo de la lavadora depende de las características de funcionamiento: temperatura, ciclo de lavado, revoluciones, carga...

El consumo energético de una lavadora media de clase energética A es de 171kWh/año, y el consumo energético de una clase D es de 377 kWh/año; si cambias la lavadora de clase D por una de clase A ahorrarás a lo largo de la vida útil del aparato alrededor de 370 €.

Consejos de uso y mantenimiento de las lavadoras

 

Secadoras

Centrifugar la ropa antes de introducirla en la secadora ahorra mucha energía en cada colada.
 

A la hora de comprar:

Procura comprar secadoras a gas ya que son las más eficientes. Si compras una eléctrica, procura que sea de clase A y de condensación, ya que ahorrarás energía y además reducirás tu factura.

 

¿Cómo funciona?

Las secadoras funcionan manteniendo la ropa flotando en el interior de un tambor giratorio, haciendo pasar aire caliente a través de ella, con lo cual se consigue evaporar el agua contenida en la ropa. Este aire, después de pasar por la ropa, pasa por un filtro que atrapa las pelusas que se desprenden de la ropa durante el secado. Al término del ciclo de secado, la ropa se enfría por un periodo corto haciendo circular aire frío.


Las secadoras se pueden clasificar de diferentes formas:

Por el tipo de carga, frontal o superior.

Por el modo de evacuación de la humedad: evacuación o condensación.

  • Las secadoras por condensación realizan el secado mediante la eliminación de la humedad de la ropa condensando el agua que pueda contener. La condensación se produce al hacer pasar el aire húmedo a través de un serpentín que puede ser refrigerado por agua o por aire a través de un ventilador. La evacuación del agua se puede realizar directamente a un desagüe o en un cubeto que habrá de ser vaciado cuando se encuentre lleno. Este sistema es muy eficiente.

  • La secadora por extracción realiza el secado de la ropa mediante la eliminación de la humedad evacuando el agua de esta en forma de aire húmedo al exterior. Necesita estar instalada en un lugar bien ventilado o disponer de una salida de aire al exterior a través de un tubo. Este sistema es ineficiente.

Por el sistema de parada del equipo. El control puede ser por:

  • Sensor de humedad: existe un sistema inteligente que detiene el proceso de secado al porcentaje de humedad escogido por el usuario, maximizando la eficiencia.

  • Temporizador: el tiempo de secado está prefijado. El secado se detiene al finalizar dicho tiempo.

  • Con ciclos con enfriamiento progresivo: terminan de secar la ropa con el calor residual de la secadora. Además de las secadoras eléctricas, existen secadoras a gas, más eficientes que las primeras.

 

¿Qué equipo comprar?

Las secadoras atienden al etiquetado energético convencional, desde la letra A+++ hasta la D. En la etiqueta energética se indica la capacidad del aparato, el consumo de energía por ciclo, y además se especifica el tipo de secado, si es por extracción o por condensación.

Si puedes elegir, compra secadoras a gas, las más eficientes. Si es eléctrica que sea de clase energética A y de condensación.

 

¿Cuánta energía consume?

El consumo energético de una secadora media de clase D es de 304 kWh/año. Si la comparamos con el mismo tipo de secadora y uso, pero clase energética A, el consumo es de 167 kWh/año; ahorra casi el 50% de energía que consume el aparato. Se ahorran unos 190€ a lo largo de la vida útil del electrodoméstico si se cambia una secadora de clase D por una A.

 

Lavadora - secadora

¿Cómo funciona?
La lavadora - secadora combina dos funciones en un electrodoméstico. El comportamiento como lavadora es normal, con las mismas mejoras tecnológicas y los mismos consejos para su uso y mantenimiento que una lavadora convencional.

Como secadora, utiliza la condensación. En una lavadora-secadora no se puede secar la misma cantidad de ropa que se lava, siendo su capacidad de secado, generalmente entre 2 kg y 3 kg inferior a su capacidad de lavado.

La etiqueta energética de este electrodoméstico combina las especificaciones de los dos electrodomésticos.
 



Enlaces relacionados: 

Consejos de uso y mantenimiento de las lavadoras

Consejos de uso y mantenimiento de las secadoras