Infórmate sobre cómo elegir un lavavajillas eficiente.


A la hora de comprar:

Procura comprar lavavajillas de clase A, ya que ahorrarás energía y además reducirás tu factura.
 

¿Cómo funciona?

Los lavavajillas con tecnología más eficiente hoy en día son los de clase energética A+, A++, A+++. Además de la etiqueta hay que tener en cuenta que el lavavajillas permita seleccionar ciclos llamados económicos/ecológicos, es decir, que permitan seleccionar temperatura del agua bajas y tiempos cortos.
 
También existen en el mercado los lavavajillas bitérmicos. Tienen dos tomas independientes de agua, una para el agua caliente y otra para el agua fría. El agua caliente se toma del circuito de agua caliente sanitaria, ahorrando energía y tiempo de lavado.
 

¿Qué equipo comprar?

La etiqueta energética de un lavavajillas va desde la letra A+++ a la letra D, y tiene en cuenta la eficacia de lavado, la eficacia de secado, el consumo de agua por ciclo y el consumo de energía por ciclo de lavado.
 
Compra un lavavajillas de clase energética A+, A++, A+++, te ayudará a ahorrar dinero y contribuirá al ahorro de energía. A la hora de comprar un lavavajillas ten presente la capacidad de lavado que necesitas. Si normalmente tienes pocos platos que lavar, difícilmente podrás utilizar una máquina grande a plena carga y por tanto, nunca estarás trabajando con el lavavajillas a pleno rendimiento. Busca el modelo que te proporcione más opciones de lavado y, que sobre todo, incluya la del ciclo frío y ciclo económico. Se calcula que una familia de cuatro personas puede ahorrar con el uso del lavavajillas doscientas horas anuales de las trescientas que son necesarias para la limpieza de la vajilla, con el consiguiente ahorro de energía y agua.
 

¿Cuánta energía consume?

El lavavajillas consume agua y electricidad durante el ciclo. El consumo de cada uno de estos elementos depende de la capacidad del aparato y del programa de funcionamiento con el cual se programe. El consumo de un lavavajillas medio de clase energética D es de 372 kWh/año, si cambiamos este aparato por uno más eficiente, de clase A, con un consumo energético de 254.4 kWh/año, ahorramos alrededor de 118 € a lo largo de la vida útil del aparato, que suele ser de 10 años.
 

Consejos de uso:

Lavar los platos a mano con agua caliente puede ser hasta un 60% más caro en agua y electricidad que hacerlo con el lavavajillas a plena carga.

No pongas en marcha el lavavajillas hasta que no esté totalmente lleno. Pero no lo cargues en exceso ni superpongas piezas, la limpieza no será óptima y deberás volver a poner a funcionar el electrodoméstico o lavarlos a mano.

Elimina todos los restos de la vajilla antes de meterlos en el lavavajillas.
Para lograr un lavado correcto, es importante que mantengas suficientemente llenos los depósitos de abrillantador y sal. También debes limpiar habitualmente el filtro para evitar obstrucciones.

Es necesario elegir el programa adecuado al tipo, cantidad y suciedad de la vajilla, para así realizar un lavado eficaz, pero siempre con el mínimo consumo.

Evita hacer funcionar el lavavajillas simultáneamente con otros electrodomésticos con alto consumo, como la cocina, el horno, la lavadora. Evitando el uso simultáneo de equipos podrás contratar una potencia eléctrica menor.

Consejos de mantenimiento:

  • El interior del lavavajillas debe limpiarse periódicamente, sobre todo alrededor de las gomas y juntas de la puerta, donde se acumulan restos de comida. Aclara también el filtro después de cada lavado, es donde se acumulan los restos de comida.

  • En ausencias largas debes limpiar el lavavajillas con un trapo húmedo, dejando la puerta medio abierta para evitar la acumulación de malos olores. 

  • En caso de que el agua que se suministra en tu vivienda sea dura o muy dura, es decir que contiene carbonatos, bicarbonatos, cloruros, en una proporción mayor a la recomendable, es aconsejable el uso de productos antical. Aumentará la vida del aparato y de la resistencia eléctrica particularmente.