Cada habitación de tu casa necesita un tipo de iluminación distinta. Si dispones de las bombillas y lámparas más eficientes en los lugares adecuados, conseguirás un ambiente agradable con el mínimo consumo de luz.

 

Utiliza las lámparas y bombillas más eficientes

Las lámparas de clase A consumen 3 veces menos que las de clase G, por ello debes fijarte en la clase energética de la lámpara que vayas a comprar.

 

Ilumina tu hogar con lámparas de bajo consumo y fluorescentes. Cuando necesites una luz de mayor calidad, para iluminar cuadros, fotos o algún rincón que quieras resaltar, utiliza halógenos de bajo consumo o LEDs.

Si sustituyes el 25% de las lámparas incandescentes de tu vivienda que permanecen encendidas durante más horas al día, por lámparas fluorescentes compactas puedes reducir hasta un 50% del consumo eléctrico en iluminación en tu vivienda. Además las lámparas de bajo consumo duran entre 8 y 10 veces más que las incandescentes convencionales.

 

Ilumina según tus necesidades reales

Ten varios niveles de iluminación, ya sea con reguladores y/o usando distintos interruptores para distintas zonas de la habitación. Así podrás tener el nivel de iluminación que necesites en cada momento y en cada zona.

La utilización de colores claros en las paredes disminuye de forma importante las necesidades del nivel de iluminación, ahorrando, por tanto, en la potencia de iluminación.

Aprovecha la luz del día utilizando en las ventanas y en las cortinas colores claros y tejidos que sean ligeros para permitir la penetración de la luz solar.

 

Controla el encendido y apagado de las luces

No es conveniente encender y apagar los fluorescentes con frecuencia, por lo que mejor colócalos en estancias dónde el tiempo de uso es más largo, como las cocinas. Y recuerda, si sólo vas a abandonar la habitación unos minutos, es mejor no apagar los fluorescentes, ya que su consumo en el arranque es elevado. Ahorrarás y alargarás la vida de tus lámparas.

En locales de poco uso: despensas, sótanos, bodegas, etc. es conveniente colocar detectores de presencia para que el encendido sea automático, ahorrando así energía.

Utiliza luces exteriores equipadas con fotocélulas o temporizadores, para que se apaguen solas durante el día.

 

Si mantienes las lámparas limpias ahorrarás más

La limpieza y buen estado de las lámparas y luminarias de la vivienda puede dar lugar a un ahorro de hasta un 20% en el consumo de electricidad en iluminación. Una bombilla sucia o en mal estado puede llegar a perder hasta un 50% de luminosidad. También debes limpiar las pantallas de las luminarias y todos los elementos que ayuden a reflejar y expandir la luz.
 



Enlaces relacionados:

Consejos de iluminación - Salón

Consejos de iluminación - Cocina

Consejos de iluminación - Habitaciones

Consejos de iluminación - Cuartos de baño

Consejos de iluminación - Despacho