Para reducir la fatiga visual producida por el contraste entre sombras y luces de la pantalla es aconsejable iluminar también la zona posterior de la misma.
 

¿Cómo se deben distribuir las lámparas?

Es aconsejable disponer de una iluminación general para todo el despacho. Las tareas de lectura, escritura o uso del ordenador hacen necesaria la instalación también de una iluminación concentrada cerca del plano de trabajo que ilumine de forma amplia pero también intensa en esta zona. Es aconsejable, para la reducción de la fatiga visual, conectar una lámpara de iluminación difusa dirigida a la pared para que ilumine la zona posterior a la pantalla del ordenador, de esta forma reducimos el contraste entre sombras y luces de la pantalla. La solución puede ser un pequeño fluorescente instalado debajo de una estantería.
 
Cuando las lámparas se encuentren muy cerca del plano de trabajo es aconsejable utilizar lámparas fluorescentes que emiten menos calor que las incandescentes tradicionales.
 
Es muy importante también colocar pantallas en los puntos de luz, con ellas se evitan deslumbramientos directos y se dirige la luz al lugar deseado.
 

¿Qué lámparas son las adecuadas?

La iluminación general del despacho se puede realizar con lámparas fluorescentes compactas de 11W a 20W. La iluminación puntual con lámparas fluorescentes en el caso de que estén situadas cerca del plano de trabajo. Para la iluminación del área cercana a la pantalla de ordenador se puede utilizar un fluorescente debajo de una estantería o una lámpara de baja potencia en la mesa de trabajo.

 
« Volver a Consejos Iluminación
 


Enlaces relacionados:

Electrodomésticos eficientes: Ordenadores y equipos informáticos