Procura que todos los miembros de tu familia sepan cómo se corta la luz en casa. Para cualquier duda puedes llamarnos al 900 100 251.
 

Consejos y recomendaciones para garantizar la seguridad de tu instalación eléctrica:

 
Evita el contacto del agua con la electricidad:

Para utilizar cualquier aparato eléctrico debes tener las manos y pies secos, y estar preferiblemente calzado. 

Antes de conectar un aparato eléctrico comprueba que no está mojado, y nunca los manipules estando dentro de la bañera o la ducha. Al regar, ten cuidado de no dirigir el agua a cables, armarios de contadores, cajas de enganche, etc.

En los cuartos de baño, las tuberías de agua fría y caliente, desagües, cercos metálicos de puertas y ventanas, radiadores, etc., tienen que estar conectados entre sí y a la red de tierra.

En la cocina procura utilizar los aparatos eléctricos lejos de la zona del fregadero.
 
 
Manipula los electrodomésticos con precaución:

Comprueba que la tensión de tus electrodomésticos es la adecuada para tu hogar y que dispones de suficiente potencia eléctrica contratada.

Si necesitas manipularlos, desconéctalos antes tirando de la clavija aislante que los conecta a la pared: no tires nunca del cable directamente.

Utiliza la toma de tierra de tus electrodomésticos si disponen de ella y tu instalación lo permite. Además, si cambias un enchufe con toma de tierra, sustitúyelo por otro de tierra también.
 
Ubica los electrodomésticos, especialmente hornillos, televisores y equipos de sonido a una distancia prudencial de la pared para evitar el sobrecalentamiento. Si aparece humo o algún olor inusual, desconéctalos inmediatamente y hazlos revisar por un técnico.
 
 
Protege de la electricidad a los bebés y niños pequeños:

Procura que tus hijos no utilicen juguetes eléctricos que se enchufan a la red a menos que los vigiles permanentemente mientras juegan.

Mantén a los niños fuera del alcance de enchufes o cables sueltos, especialmente en su cuarto de juegos, y tápalos con cinta aislante o disimuladores de enchufes siempre que sea posible.

Procura que los niños no jueguen cerca del televisor o tumbados delante de él. Es un objeto muy pesado si cae encima de un niño, y además en los modelos más antiguos, el tubo catódico podría estallar si recibe un fuerte golpe estando encendido.

Deja enfriar la plancha en un lugar apartado y fuera del alcance de los niños.
 
 
Fuera de casa, ten precaución con las infraestructuras eléctricas:

Las torres, postes de electricidad y casetas de transformación pueden ser peligrosos: no entres o subas a ellos, no les tires piedras u otros objetos, y no los utilices como soportes.

En zonas situadas debajo de una línea eléctrica, no juegues con objetos que puedan llegar a tocarla (palos, cometas, aviones teledirigidos, balones, etc.).

Si la caja de conexiones de una farola estuviera abierta, no la toques bajo ningún concepto.
 
Si encuentras un cable en el suelo, no lo toques, avisa a la empresa eléctrica.
 


Mantén tu instalación eléctrica con seguridad:

Comprueba que el interruptor general y el cuadro de mando y protección están situados en un punto fácil de acceso que conozcan todos los miembros de la familia.

Una vez al mes, por lo menos, comprueba que el diferencial funciona correctamente. Pulsa el botón de prueba (normalmente de color amarillo, gris o negro) y si se dispara el diferencial es que todo funciona. Si no, llama a un instalador electricista autorizado para que lo revise.

Si vas a manipular una instalación, apaga antes el interruptor. Hazlo, por ejemplo, antes de cambiar una bombilla.

No bloquees los interruptores automáticos, para que funcionen libremente en caso de fallo en la instalación.

No uses nunca aparatos con cables pelados, clavijas rotas, enchufes deteriorados etc.

Si un aparato te da "calambres", desenchúfalo inmediatamente y llama a un técnico.

No sobrecargues las instalaciones eléctricas y no pongas cables eléctricos debajo de las alfombras.

Utiliza un enchufe para cada receptor, cuando sea posible. Las conexiones múltiples pueden producir sobrecalentamientos.

Revisa que las luces funcionan correctamente y aléjalas de cortinas y paredes.

No coloques pantallas o recorrido de cables cerca de focos de calor.

Cuando dejes de usar la plancha, aunque sea sólo por un momento, no olvides desconectarla y colocarla en un lugar seguro.

 
En caso de accidente eléctrico:

Si puedes, corta la fuente de alimentación de la corriente. Si no, coge a la víctima por la ropa y tira de ella sin entrar en contacto con su piel. Si fuera necesario, cubre las partes desnudas con ropa seca antes de tocarle.

En caso de incendio eléctrico, utiliza un extintor para apagar el fuego.

Si se produce una quemadura localizada, antes de tratarla lávate las manos cuidadosamente. Enfría la quemadura con agua o hielo, limpia a su alrededor con una compresa húmeda y esparce una solución antiséptica. Finalmente, cúbrela con una compresa estéril y algodón. No toques directamente la quemadura ni abras las ampollas o vejigas que se formen en ella. Si la quemadura es importante, no pongas cremas y acude tu centro de asistencia médica.