A la hora de comprar:

Una caldera de biomasa puede ser una buena opción de compra en casos como las viviendas unifamiliares.


Consejos de uso y mantenimiento:

Una forma de aprovechar al máximo tu caldera es emplearla también para la producción de Agua Caliente Sanitaria (ACS).

Se debe comprobar de forma regular, por parte de un especialista, el funcionamiento correcto de los quemadores. Si la caldera de biomasa no tiene sistema de retirada de cenizas, procura realizar esta función de forma periódica, además si la caldera tiene alimentación automática procura tener suficiente combustible almacenado. Si tienes radiadores, debes realizar purgas periódicas de los mismos, para eliminar el aire acumulado que dificulta la transmisión del calor del interior del radiador al exterior.

Para una regulación de la temperatura lo mejor es instalar un programador en la sala principal (salón-comedor) que permita programar el encendido/apagado de la calefacción por horas y días de la semana. Además, instala válvulas termostáticas en los radiadores de tu vivienda, es una solución accesible y fácil de colocar, y podrás regular de forma independiente cada habitación.


¿Cómo funcionan las calderas de biomasa?

Son calderas en las que el combustible es una energía renovable: biomasa, que está compuesta por materia orgánica de origen animal y vegetal. Normalmente se trata de residuos agrícolas, de los montes o de la industria de la madera (cortezas, astillas, serrines….). Uno de los más utilizados son los pellets, que son pequeños cilindros compuestos de serrín, virutas, astillas molidas y demás residuos, todos ellos comprimidos.


¿Cómo transporta el calor?

Los sistemas de distribución más habituales para estas calderas son:

  • Radiadores: elementos que intercambian el calor entre el agua caliente y el espacio que se va a calentar.

  • Suelo radiante: en este sistema de distribución los radiadores se sustituyen por un sistema de tubos que se colocan por debajo del suelo, y por ellos circula el agua caliente. En este caso el suelo se convierte en emisor de calor. El suelo radiante distribuye homogéneamente el calor, esto lo hace aún más eficiente y aumenta el confort de la estancia.


¿Qué caldera comprar?

Hoy en día existen calderas de biomasa muy eficientes, que permiten la limpieza de las superficies de intercambio, la extracción de las cenizas de forma automática y alimentación de combustible en continuo y automatizado. Estas calderas se aconsejan para viviendas unifamiliares, y debes informarte de la periodicidad y seguridad de suministro de combustible.


¿Qué tipo de climatización ofrecen?

Las calderas de biomasa ofrecen sólo calefacción. Si deseas tener refrigeración tendrás que instalar un equipo específico.


A tener en cuenta:

Ventajas:
 

El combustible que utilizan es una energía renovable.

Se utilizan también para la producción de ACS.

Aptas para sistemas centralizados en edificios o viviendas unifamiliares, aportando ahorros superiores al 10% en comparación con los combustibles fósiles.

El combustible utilizado ofrece una mayor seguridad que uno fósil, por riesgos de explosión.

Son aptas para viviendas unifamiliares y para edificios.

Se pueden combinar con sistemas de energía solar.


Desventajas:
  • Alta inversión económica.

  • Rendimientos bajos, no superiores al 88%.

  • Necesidad de un lugar de almacenaje para el combustible (mayor que los depósitos de combustibles líquidos).

  • Necesidad de retirar las cenizas de forma periódica.

 
¿Cómo se utiliza correctamente?

El uso de este tipo de calderas es muy sencillo, sólo se enciende y se apaga en función de la demanda de calefacción o no.

 
 
« Volver a Calderas