Consejos de uso:

Para lograr una adecuada utilización de la cocina, debes disponer de una batería adecuada, construida con materiales que difundan bien el calor, como, por ejemplo, el acero inoxidable y recubrimientos especiales y con fondo grueso para evitar deformaciones.

Ciertos tipos de utensilios ayudan a cocinar de forma eficiente: Recipientes compartimentados en los que se puede cocinar al mismo tiempo las carnes o pescados y las legumbres. Ollas a presión o rápidas, que consumen hasta un 60% menos que las tradicionales. Mantener las ollas tapadas también ayuda a mantener el calor.

Al cocinar debes tener presente que se puede lograr un importante ahorro en tiempo, energía y dinero, cocinando en cantidades mayores y congelando para su posterior consumo.

Utiliza ollas y sartenes que tengan un diámetro algo superior a la superficie de la placa, la cocción es más rápida y ahorrarás hasta un 20%. El fondo de las cacerolas y sartenes debe ser plano y 1 cm ó 2 cm mayor que las placas eléctricas.

Utiliza el agua imprescindible para cocinar, evitarás gastar energía calentando agua que no necesitas.

Apaga el fuego 5 ó 10 minutos antes de acabar la cocción para aprovechar el calor residual.

Reglas para mantener el extractor de cocina: asegúrate de que en la cocina no haya corrientes de aire que aumenten el trabajo del extractor, y que existe una entrada de aire exterior para facilitar la extracción. Debes limpiar los filtros del extractor periódicamente, al igual que los conductos del aire de expulsión.
 

Consejos de mantenimiento:

Para la limpieza de la placa de las cocinas vitrocerámicas se recomienda utilizar un paño suave cuando el foco se encuentre templado o frío. También es recomendable emplear productos especiales para placas vitrocerámicas que no dañen la superficie de la placa. En el caso de que existan restos de comida pegados a la placa puedes utilizar una rasqueta. Una vez limpia la placa debes fijarte en que no quede ningún resto de detergente, aclarando con una bayeta húmeda y después secando. Debes tener también cuidado cuando se caen restos de azúcar, arena, granos,... ya que al ser arrastrados por la superficie pueden rayarla.

Para la limpieza de las cocinas de gas, es muy importante que las salidas de gas estén siempre limpias para evitar obstrucciones.