Consejos de uso:

  • Deberás colocar la secadora en un lugar seco, bien ventilado o si es en un lugar cerrado debes conectarla con un tubo de salida al exterior.

  • Centrifuga la ropa lo máximo que puedas antes de meterla en la secadora. El centrifugado consume mucha menos energía que la secadora.

  • Agrupa la ropa según el tipo de tejido, antes de introducirlo en la secadora, para así utilizar ciclos adecuados a cada grupo de prendas semejantes.

  • Emplea la secadora al nivel de carga que indica cada ciclo. Si necesitas secar poca ropa ajusta el nivel de temperatura y tiempo de secado.

  • Utiliza los programas automáticos de detección de humedad de la ropa para el funcionamiento de la secadora; son más exactos y eficientes que los programas manuales.

  • Usa el ciclo de enfriamiento progresivo para que la ropa termine de secarse con el calor residual de la secadora.

  • Cuando puedas aprovecha la energía directa del sol para secar la ropa, es la forma más eficiente de secar la ropa.

 

Consejos de mantenimiento:

  • Limpia siempre el filtro de la secadora después de terminar de secar la ropa, mejorará la circulación del aire y evitará posibles accidentes.

  • Inspecciona periódicamente el orificio de ventilación de la secadora para asegurarte de que no esté obstruido. Esto ahorra energía y puede prevenir incidentes.

  • Para evitar el óxido en las partes metálicas de la secadora saca la ropa cuando haya terminado el ciclo de secado.

  • Fíjate en que no existan pérdidas de calor o fugas en la secadora, en las juntas, la puerta, etc.

 

 « Volver a Lavadoras y Secadoras