¿Qué es el IBAN?

El Código Internacional de Cuenta Bancaria (IBAN) es un número de identificación que permite validar internacionalmente una cuenta bancaria que tenga un cliente en una entidad financiera.

Es un estándar creado por el Comité Europeo de Estándares Bancarios (ECSB) con el objetivo de facilitar la identificación homogénea de las cuentas bancarias a todos los países.

Tanto el IBAN como el CCC (estándar español de cuentas) identifican la misma cuenta bancaria.

El IBAN sólo se admite en domiciliaciones en la Zona Sepa (28 países CE + Islandia, Lietchestein,

Noruega, Suiza, Mónaco, Croacia).


Ventajas del IBAN
 

Cada país dispone de un sistema y unas normas de identificación de cuentas bancarias propios, y no pueden aplicarse las normas de otros países, lo que no facilita las transacciones de pagos internacionales. Ello provoca retrasos, incidencias y costes no deseados.

El IBAN resuelve esta situación y aporta, entre otras, las siguientes ventajas:

Disminución de los errores de imputación.

Transmisión correcta de los datos relativos al número de cuenta bancaria.

Facilidad en el tratamiento automatizado a lo largo de todo el circuito.

Reducción de las intervenciones manuales.

Rapidez de transmisión.

Reducción de costes.


Formato IBAN

El IBAN consta de un máximo de 34 caracteres alfanuméricos, en función del país. Los dos primeros son de carácter alfabético e identifican al país. Los dos siguientes son dígitos de control que permiten verificar la exactitud del IBAN. Los restantes son el número de cuenta bancaria.
 

Formato español:

Para España, el IBAN tiene 24 dígitos y se forma de la siguiente manera:

  • "ES” (código de país para España -dos letras-, especificado en la norma ISO 3166).

  • Un número de control (2 dígitos).

  • El CCC completo de la correspondiente cuenta corriente bancaria (20 dígitos).

 

Formato electrónico:

La presentación en formato electrónico del IBAN se realiza sin espacios de separación, es decir, con todos los dígitos seguidos.

 

Formato papel:

La representación en papel del IBAN es la misma que en formato electrónico, con las siguientes excepciones:

  • Las iniciales “IBAN” preceden al IBAN y van seguidas de un espacio.

  • El IBAN se divide en grupos de cuatro caracteres separados por un espacio. El último grupo tiene una extensión variable de hasta cuatro caracteres.



IBAN y BIC o Swift

El Código Internacional de Identificación Bancaria (BIC), también llamado “código bancario SWIFT”, es el código internacional que permite una identificación única de cada entidad de crédito y/o de sus oficinas. Este código es necesario para automatizar el envío de los pagos a las cajas y bancos receptores.

Al realizar un pago transfronterizo es importante informar el IBAN del beneficiario y el código BIC de la entidad destinataria, puesto que utilizarlo comporta una mayor rapidez y fiabilidad en el trato del pago.

Por otro lado, si recibes pagos procedentes del extranjero, te interesa informar del IBAN y el BIC en todas las facturas o facilitárselo a todos los proveedores/deudores, porque te permitirá ganar tiempo en la recepción de pagos a tu favor.
 

¿Qué es el Mandato SEPA?

El mandato firmado por el deudor (pagador) sirve para autorizar, tanto al acreedor a realizar el cobro, como su entidad de crédito para atender dichos pagos. El mandato ha de ser emitido en papel y firmado por el deudor.

El mandato debe estar vigente en el momento de la emisión del recibo. Caduca si transcurren 36 meses desde el último cobro.

El acreedor debe custodiar el mandato firmado por el deudor por un mínimo de 14 meses después del último recibo.


Características:

Acuerdo privado entre el emisor y su deudor (debe contener los datos identificativos del cliente, del deudor, del servicio y el consentimiento del deudor para realizar el pago).

Firmada por el titular de la cuenta de cargo.

Vigente en la fecha de presentación del recibo.

GNF dispone de un modelo definido según normativa, para todos sus clientes.

 

« Volver a Entiende tu factura
 


Enlaces relacionados:

Sistema para la factura de luz del pequeño consumidor