Cocinas, hornos y microondas

Elige tu electrodoméstico.


 


Equipa tu cocina con electrodomésticos eficientes

 

Escoger electrodomésticos adecuados a tus necesidades y de bajo consumo es la mejor opción para sacar todo el provecho a tu cocina. 

 


¿Vitrocerámica o cocina con quemadores?
¿Microondas con grill o sin grill?
¿Horno convencional, con aire caliente o multifunción?


 
 

Descúbre cuáles son los electrodomésticos que te permitirán ahorrar más en tiempo y dinero. Con nuestros consejos podrás ser más eficiente y ahorrar en tu factura.
  • Consejos 4

__

Cocinas

Las cocinas se pueden clasificar en función de la energía utilizada:

 A gas:
Son las más eficientes.

 Eléctricas:
Son las preferidas por los usuarios. Las hay con placa de resistencia, con placa vitrocerámica o con placa de inducción, que son más eficientes dado que su consumo energético es menor.

Además, con inducción el tiempo de cocción se reduce hasta un 40%. Le siguen las vitrocerámicas convencionales con consumos y tiempos de cocción mucho más altos y por último, las cocinas de resistencias.

¿Qué equipo comprar?

Antes de adquirir una cocina debes tener claro qué sistema prefieres, si eléctrico o a gas. Te aconsejamos las cocinas a gas por su eficiencia, pero si te gustan más las eléctricas, decídete por una de inducción.

Apuesta siempre por modelos de consumo energético reducido.

__

"Existen placas con altas prestaciones de seguridad."
Mantenimiento placas eléctricas

 Limpia la placa con un paño suave una vez se haya enfriado.

 Emplea productos específicos para placas eléctricas.

 Usa una rasqueta para eliminar restos de comida.
Mantenimiento placas de gas

 Asegúrate de que las salidas del gas están limpias para evitar obstrucciones.

 
¿Cuánta energía consume?

El consumo de la cocina depende en gran medida de los hábitos de cada familia. Puede que la vitrocerámica sea más barata y rápida de instalar que la placa de gas, pero también es la más ineficiente por su elevada pérdida de calor residual. Te guste o no, la mejor opción de cara al ahorro es el gas. Si prefieres una placa eléctrica, escoge la de inducción.

En concreto, la vitrocerámica emite unos 450 gramos de CO2 por kWh, frente a las placas de inducción, que sólo emiten 200 gramos de CO2 por cada kWh.

 

Reduce el consumo energético.

 Escoge baterías de cocina adecuadas. Hay materiales más eficientes que otros. Una olla a presión reduce un 60% el consumo en comparación con una convencional.

 Ahorra tiempo, dinero y energía. Cocina grandes cantidades de comida y luego congélalas.

 Facilita el trabajo del extractor. Asegúrate de que no hay corrientes de aire y mantén los filtros limpios.
 Utiliza ollas y sartenes que tengan un diámetro algo superior a la superficie de la placa. La cocción será más rápida y ahorrarás hasta un 20%.

 Aprovecha el calor residual. Apaga el fuego 5 o 10 minutos antes de acabar la cocción.

 

 

__

Hornos

Los hornos se pueden clasificar en función de la energía utilizada:
 

  A gas:

Son los más eficientes.


 Congeladores verticales:

Son los preferidos por los usuarios (instalados en el 89% de los hogares). Poseen etiquetas energéticas que discurren de la A, las más eficientes, a la G.

 


 

¿Qué equipo comprar?

Procura comprar un horno a gas, que resulta más eficiente que uno eléctrico. 

En todo caso, si vas a comprar un horno eléctrico procura que sea de clase A, ya que ahorrarás energía y dinero.

__

"Los hornos pirolíticos autolavables son los favoritos de los usuarios."

¿Cuánta energía consume?
En la etiqueta energética se distinguen 3 tamaños: pequeño, mediano y grande, dependiendo de su volumen útil. En el horno eléctrico la clase de eficiencia se otorga por consumo específico, no en comparación con otros hornos.

La referencia de consumo es la media del consumo en kWh con carga normal y corresponde a las clases C - D:
  • Horno pequeño: 1 kWh.
  • Horno mediano: 1,2 kWh.
  • Horno grande: 1,4 kWh.
 
A modo de ejemplo, si compras un horno pequeño de clase energética A, su consumo es 0.60 kWh por uso, frente al consumo de un horno eléctrico de clase E o F, que es de 1.40 kWh por uso. 

Las familias españolas usan el horno, de media, una vez por semana, por lo que con este cambio ahorrarían 85 kWh al año.


 

Reduce el consumo energético.

 
 Abre el horno sólo cuando sea estrictamente necesario. Cada vez que abres la puerta se pierde un 25% de energía acumulada.
 
 Aprovecha toda la capacidad del horno. Si es posible, cocina varios alimentos a la vez.
 
 Aprovecha el calor residual. Apaga el horno antes de finalizar la cocción.
 
 Mantén limpias las paredes. Evitarás aumentar el consumo energético a la hora de calentarlo.
 
 Calienta el horno sólo durante 10 minutos antes de cocinar. Más tiempo aumentará el consumo significativamente. 


 

__

Microondas

Los microondas se pueden clasificar según sus funciones:

 Sin grill: es el modelo más básico.

 Con grill: es el modelo más vendido del mercado.

 De convección: poseen un ventilador que hace circular el aire caliente alrededor de la comida de forma uniforme.

 Con vapor: basa su funcionamiento en una caldera de alta eficiencia que genera vapor. 


¿Qué equipo comprar?

El microondas consume menos tiempo y entre un 60 y un 70% menos de energía que el horno. Por ejemplo, calentar un litro de agua a 90º consumirá 0,10 kWh, lo que traducido en euros son 1,3 céntimos.

Además, tampoco se pierde energía al abrir la puerta como ocurre con el horno. En términos de eficiencia todo son ventajas.

 

¿Cuánta energía consume?

Elige un microondas que tenga el tamaño y la potencia adecuados a tus necesidades reales. Su funcionamiento es distinto al del horno.
A más cantidad de comida a calentar, más potencia o tiempo necesita.

__

"Las funciones extra encarecen
mucho el microondas."

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para personalizar tu navegación y analizar tu actividad en la web con objetivos estadísticos y para mostrar publicidad. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Política de cookies